Tel: (281) 836-5490

Promoción «Consulta a tan solo $20»

¿Qué es la Anemia y Cuáles son sus Causas Principales?

por | Mar 26, 2024 | Anemia | 0 Comentarios

La anemia constituye la disminución del número de glóbulos rojos y de la concentración de hemoglobina por debajo de dos desviaciones estándar de acuerdo a lo correspondiente para edad y sexo. Los bajos niveles de hemoglobina interfieren en la capacidad de transporte de oxígeno a los tejidos, constituyendo un factor agravante de otros problemas de salud. 

La deficiencia de hierro es la causa más frecuente de anemia, generalmente secundaria a alteraciones en la absorción de alimentos.  Existen otros factores como infecciones parasitarias, eritropoyesis insuficiente, hemólisis acelerada, sangramientos, trastornos hereditarios o adquiridos que afectan la síntesis de hemoglobina, alcoholismo, síndromes gastrointestinales, ciertos fármacos, procedimientos quirúrgicos o situaciones especiales como el embarazo, la lactancia, pubertad, neoplasias y alteraciones endocrinas.

Tabla de contenidos

Síntomas de la Anemia

La mayoría de los pacientes con anemia son asintomáticos, por lo que el diagnóstico exacto solo se realizara a través de los exámenes de laboratorio. Los síntomas que se pueden presentar dependen del tipo de anemia, la magnitud y la velocidad de evolución de la enfermedad.

Ante una anemia aguda, los signos y síntomas que predominan son la palidez cutánea y mucosa, la sensación generalizada de cansancio y fatiga, pérdida de apetito, palpitaciones, disnea al esfuerzo, dolor de cabeza, vértigos y dificultades en la concentración. En los casos de anemias severas podremos encontrar alteraciones orgánicas más específicas como hepatomegalia, esplenomegalia, soplos cardíacos, caída del cabello, alteraciones neurológicas, retrasos del desarrollo e hipotensión mantenida. Las manifestaciones clínicas también dependen de la edad del paciente, el estado nutricional, inmunológico, cardiovascular y respiratorio (Bhadra & Deb, 2020).

Pruebas y Exámenes para Identificarla

El diagnóstico de anemia generalmente se realiza a través de la medición del nivel de hemoglobina o del hematocrito. Es fundamental realizar una correcta anamnesis para identificar los factores predisponentes y determinar antecedentes personales, presencia de otras enfermedades, prematuridad, uso de medicamentos e historia familiar de hemoglobinopatías o coagulopatías. Para determinar el tipo de anemia es importante realizar un frotis de sangre periférica, que permite diagnosticar esferocitosis, drepanocitosis, trombocitosis u otras alteraciones. El conteo de reticulocitos es útil en la determinación del origen de la anemia, pues la ausencia de reticulocitosis compensadora sugiere una respuesta inadecuada de la médula ósea. Los perfiles hepáticos y renales son buenos para descartar las anemias hemolíticas. Los valores de la ferritina pueden estar aumentados en caso de inflamación, orientando diagnóstico en las anemias relacionadas con los trastornos crónicos. La capacidad total de fijación al hierro es otro indicador de anemia que aumenta cuando la concentración de hierro disminuye. Otros exámenes incluyen morfología eritrocitaria y volumen corpuscular medio.

Tratamientos para la Anemia

Ante un paciente diagnosticado con anemia por déficit de hierro, tenemos que plantearnos si su enfermedad es carencial o no carencial. Es importante reforzar la dieta, pero siempre recordar que los alimentos por sí solos no serán suficientes para satisfacer los déficits de hierro.

Si sospechamos origen carencial el tratamiento es con hierro oral en forma de sulfato ferroso, gluconato o fumarato ferroso durante tres meses, y mantener su uso dos meses más luego de haber corregido la anemia. En anemia grave, si el paciente presenta repercusión hemodinámica, requiere ingreso hospitalario y tratamiento parenteral con  hierro-dextrano.  Ante una anemia no carencial, además del tratamiento con hierro, se deben realizar estudios para determinar enfermedad celíaca, sangre oculta en heces, sedimento de orina y exámenes hematológicos específicos.

No se debe administrar ácido fólico a un paciente con anemia si no se conoce cuál es el déficit específico, ya que en las anemias megaloblásticas por déficit de vitamina B12 se intensifican los síntomas neurológicos por la acción de los folatos.  La indicación de transfusión en pacientes con anemia es una decisión que depende del estado clínico del paciente y requiere medidas para garantizar la compatibilidad del donante y el receptor y así evitar reacciones hemolíticas potencialmente fatales (S. Alvarado, et al, 2022). El conocimiento de los mecanismos que provocan anemia y la identificación de sus causas son elementos básicos en la prevención y el tratamiento de esta alteración, y una forma de lograr mejor calidad de vida en la población afectada

Referencias

Bhadra, P., & Deb, A. (2020). Indian Journal of Natural Sciences. Obtenido de A Review on Nutritional Anemia: http://www.tnsroindia.org.in

S. Alvarado, C., Yanac- Avila, R., Marron-Veria, E., Málaga-Zenteno, J., & V. Adamkiewicz, T. (2022). An Fac med. Obtenido de Avances en el diagnóstico y tratamiento de deficiencia de hierro y anemia ferropenica: https://doi.org/10.15381/anales.v83i1.21721

Toalombo Sisa, J. D., Galora Chicaiza, N., Quishpe Analuisa, K., & Santafe Quilligana, G. E. (2023). RevCienEcu. Obtenido de Anemia ferropénica en Ecuador: http://www.cienciaecuador.com.ec

Yulduz Salokhiddinovna, X. (2023). JOURNAL OF TRAUMA AND DISABILITY STUDIES. Obtenido de Anemia of Chronic Diseases: http://journals.academiczone.net/index.php/rjtds

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad