Tel: (281) 836-5490

Promoción «Consulta a tan solo $20»

Beneficios y Procedimientos en el Control Ginecológico

por | Mar 9, 2024 | Ginecología | 0 Comentarios

El examen ginecológico comprende el conjunto de procedimientos que se realizan con el fin de detectar cualquier alteración o modificación que presente la mujer en el sistema reproductor mediante el interrogatorio, examen físico y pruebas complementarias.

Tabla de contenidos

Beneficios del Examen Ginecológico para la Salud Femenina

La exploración ginecológica es fundamental para garantizar una adecuada salud sexual, mediante la prevención, detección y corrección de factores de riesgo, tiene como finalidad, establecer el diagnóstico precoz, a través de la evaluación de las mamas, el aparato genital y los órganos femeninos, determinación del estado reproductivo, identificación de enfermedades de transmisión sexual, cáncer y otras patologías. El control ginecológico debe ser una prioridad para monitorear la salud femenina, evitando la aparición de complicaciones a corto o largo plazo, principalmente si se tienen antecedentes personales o familiares de ciertas enfermedades. (Cortés Cros, 2021)

¿Cómo se Realiza el Examen Ginecológico y qué Detecta?

La revisión ginecológica comprende el interrogatorio clínico, la exploración física y la realización de pruebas auxiliares. El interrogatorio es fundamental en el estudio de la paciente ginecológica, y si se realiza correctamente es capaz de orientar un análisis preciso. Debe comprender aspectos específicos como antecedentes personales de situaciones médicas o cirugías previas, tratamientos actuales, alergias, hábitos tóxicos, antecedentes familiares de patologías ginecológicas y cáncer; antecedentes ginecobstétricos, total de embarazos, número de partos, abortos, parto pretérmino anterior, métodos anticonceptivos utilizados, enfermedades de transmisión sexual, número de parejas o cualquier otra información de interés que influya en el aspecto ginecológico. (Ocampo, Rahman, & Rubinstein, 2022)

El control ginecológico comprende el examen de mamas, abdomen, vulva, perineo, vagina, útero y anejos. El local del examen debe contar con privacidad y disponer de iluminación apropiada. Es imprescindible obtener el consentimiento de la paciente o de su representante legal, previa explicación del procedimiento a realizar. Se debe efectuar el examen con la presencia de un acompañante o del personal de enfermería.

Con la paciente acostada, se realiza la palpación de ambas mamas, abdomen y regiones inguinales. La exploración genital se realiza sobre la camilla ginecológica, se examina la vulva, y mediante la separación de ambos labios en sentido lateral, se inspecciona el introito, el himen y el tercio inferior de la vagina, buscando la presencia de inflamaciones, úlceras, eritema, verrugas, quistes y lesiones congénitas.

Para la adecuada visualización del resto de la vagina y cérvix uterino se requiere la utilización de espéculo, buscando principalmente secreciones de aspecto patológico, modificaciones en el olor, color y consistencia, o cambios en la mucosa que sugieran lesiones pre-cancerosas, neoplasias ya establecidas u otras alteraciones. El tacto vaginoabdominal o bimanual combinado con el examen con espéculo delimita situación, tamaño, forma, consistencia y sensibilidad del útero y los anejos. (Guerrero Ibáñez, Franco Horta, & Martínez Guisasola, 2022)

Frecuencia Recomendada: ¿Con qué Regularidad Deberías Hacerlo?

El examen ginecológico es recomendable realizarlo al menos una vez al año, e implica Citología, Colposcopia y Mamografía. La edad recomendada actualmente para iniciar la visita al ginecólogo es en la adolescencia para orientar sobre el autocuidado y la sexualidad responsable. Es oportuno el seguimiento desde el momento que comienza a tener relaciones sexuales y a partir de los 25 años, aunque no tenga relaciones sexuales. A medida que incrementa la edad es correcto adicionar exámenes con el objetivo de prevenir y controlar, ya que, con la edad, aumenta el riesgo de sufrir algunas enfermedades. (Díaz Rodríguez, 2022).

¿Qué Significan los Resultados del Examen Ginecológico?

Al concluir el examen, los resultados pueden ser normales o negativos, lo que significa que no se encontraron evidencias de alteraciones anatomofuncionales o cambios celulares. Los estudios realizados también pueden ser poco concluyentes, en el caso de que existan modificaciones celulares o alteraciones que, aunque no evidencian malignidad, no se corresponden a las características reglamentarias, y los cambios pueden ser consecuencia de procesos fisiológicos como embarazo, menopausia o un evento infeccioso anterior. En el caso de que se demuestren cambios celulares, anomalías anatómicas o deterioro funcional que no se justifique fisiológicamente, se plantea un resultado anormal o positivo. No se debe descartar que una enfermedad sistémica pueda provocar una patología ginecológica o modificar los resultados.

Referencias

Cortés Cros, E. (2021). Patología ginecológica en el adolescente. canarias pediátrica, 45(2). Obtenido de dialnet.uniroja.es/descarga/articulo/7972002

Díaz Rodríguez, P. D. (2022). Esterilidad e infertilidad: diagnóstico y tratamiento. ScienceDirect, 29(2), 70-73. Obtenido de http://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S113427221002437

Guerrero Ibáñez, M., Franco Horta, M., & Martínez Guisasola, J. (2022). Exploración ginecológica y alteraciones más frecuentes del ciclo menstrual en la adolescencia. sepeap, XXVI(5), 270-279. Obtenido de www.pediatriaintegral.es

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad